Ana Penyas ilustra el primer cartel de Baba Kamo

La il·lustradora Ana Penyas. Fotografia: Biel Aliño
La ilustradora valenciana sorprende en esta primera edición con una original propuesta ilustrada que delata su particular universo creativo.

Ana Penyas (Valencia, 1987) es una de las grandes ilustradoras del momento, no solo por los numerosos galardones que ha recibido sino también por la habilidad a la hora de abordar temas sociales y políticos en sus composiciones. La ilustradora ha sabido hacer de su manera de dibujar un lenguaje plástico singular con el cual expresa su experiencia vital y su posicionamiento en el mundo, una actitud artística que la consolida como uno de los valor emergentes con más personalidad dentro del panorama de la ilustración contemporánea. Así, uno de sus últimos trabajos, Estamos todas bien (Salamandra, 2017) es un claro ejemplo de este posicionamiento crítico, una novela gráfica con qué ganó el X Premio de Novela Gráfica Fnac-Salamandra Graphic y en la cual reivindica la historia de las mujeres de su familia, que forman parte de toda una generación silenciada que tuvo que enfrentarse a los años más duros del franquismo. A pesar de este reconocimiento, este solo es el principio de una trayectoria profesional que, afortunadamente, acaba de empezar.

La ilustración de Penyas para esta primera edición de Baba Kamo es una síntesis de su personalidad artística y de su expresión gráfica centrada en el uso de la técnica del collage, las escenas abigarradas y la fractura consciente con los esquemas tradicionales de representación. Además, hay que destacar que uno de los rasgos más característicos de sus imágenes es la deliciosa capacidad narrativa del color y la intensidad con qué este se presenta en cada uno de sus trabajos. En este caso, la presencia dominante del amarillo, una tonalidad que habitualmente suele descartar, es la encargada de definir cromáticamente este cartel junto con el color azul. El resultado muestra, pues, toda una serie de personajes regidos por estos pigmentos que, cada cual por su lado, se disponen alrededor de una escena compacta y comprimida que exige ser vista con calma y serenidad.

Efectivamente, las ilustraciones de Ana Penyas tienen el gusto de las cosas que se saborean pausadamente y, observarlas, resulta sencillamente cautivador, incluso, cuando aparece la ironía y la crítica. Porque, sí, a veces, y sin hacer ruido, también está presente, como por ejemplo en este cartel. Es por eso que, junto con Kembo, el león vegetariano protagonista de Kembo. Incidente en la pista del circo Medrano, que proviene de Baba Kamo, ciudad que da nombre a este acontecimiento, también se encuentran otras referencias, como por ejemplo la bailarina Josephine Baker, el músico Louis Armstrong así como otras fieras salvajes y figuras circenses. Resulta muy sorprendente descubrir progresivamente todos estos personajes, relacionados con este álbum ilustrado ambientado en los años treinta del siglo XX que se ha convertido en una visión encantadora del mundo del circo, del cine y del jazz.

Todos ellos conviven a la vez con una señora que lee un libro de fábulas valencianas, una fallera y tantas otras curiosidades aparentemente inconexas pero que Penyas dota de significado y relaciona hábilmente en su conjunto. Es más, aquí su faceta más apasionada y radical irrumpe con fuerza también en el banderín en forma de libro con la imagen que ella misma creó para la campaña «Recuperemos la Punta, paremos la ZAL», una acción de concienciación y reivindicación de la huerta valenciana para hacer frente al proyecto de Zona de Actividades Logísticas del puerto de Valencia después de más de quince años de lucha vecinal. Todo es posible en el mundo de Ana Penyas y en el primer cartel ilustrado de Baba Kamo, también.